Blog

En la industria de la manufactura, la rigurosidad y la precisión en los rangos de medición, los procesos de torque y las aplicaciones correctas de las herramientas son cuestiones de extrema importancia que deben ser reglas ineludibles en el trabajo diario. 

Un error de medición puede ocasionar que una pieza no embone correctamente, con graves consecuencias. He aquí un ejemplo de la industria ensambladora de autos. Ellos no manufacturan todas sus piezas, tienen diferentes proveedores a quienes les dicen: “este foquito debe tener un diámetro de 5 mm, porque va en el faro del auto”. Si ese foco no mide 5mm y lo mandan a la planta, cuando ensamblen todo, no va a embonar. Lo mismo la caja de un medicamento; las farmacéuticas no fabrican las cajas, tienen un proveedor al que le dicen: “mi caja debe medir ciertos parámetros de distancia interna y externa”, si no, no cabe la medicina. O una embotelladora, ellos tratan el agua pero no fabrican las botellas, entonces le especifican al proveedor las dimensiones para que ésta quepa en su línea de producción porque ellos tienen moldes donde van a poner esos envases. Si no tienen el tamaño o diámetro correcto, simplemente no caben o quedan flojos. De ahí la importancia de la medición. 

Un solo instrumento puede medir tres partes: profundidad, distancias interiores y distancias exteriores. Puede ser para la industria metalmecánica, farmacéutica, alimentos y bebidas, alcoholera, cualquiera en donde se requiera medir una distancia, como el tamaño de una botella, el grosor de un teléfono, el espesor de una llanta, el grueso de una lámina para un coche, de una fascia, etcétera.  

Mucho más que apretar tornillos

El uso de un torquimetro inadecuado para cierta aplicación, un torque incorrecto, de más o de menos, a veces por cuestión de milímetros, puede tener altos costos y resultados fatales. Si no se aprieta suficiente, se afloja; pero si se aprieta de más, se fractura. 

El riesgo se debe a que este rango es muy pequeño y lograr la tolerancia correcta marca la diferencia entre una máquina que opere sin problemas y una que, inclusive, deje de funcionar. 

Pero no es solamente eso, puede ser un tema de vida o muerte. 

Imagina que en el caso de las aeronaves, por ejemplo, un torquímetro debe garantizar que los sujetadores estén bien apretados dentro de su rango de tolerancia y que así permanezcan, incluso después de un uso prolongado. Si no se aplicara un torque o apriete correcto a los tornillos de los motores o a los pernos de unión de las alas de un avión, estos se aflojarían y terminarían por romperse en pleno vuelo.

Los torquímetros son instrumentos de precisión que se utilizan para apretar o aplicar el torque, como comúnmente se dice en el argot industrial, en tornillos, pernos, tuercas y sujetadores de las piezas mecánicas de una máquina, motor o componente (según las recomendaciones de los fabricantes), sin alterar el material o partes adyacentes.

Esta operación, al parecer tan sencilla, es fundamental y se requiere hacer todo el tiempo en múltiples partes de los procesos de fabricación y producción en diversos sectores industriales: automotriz, siderúrgico, aeronáutico, minero, militar, petrolero, químico, alimenticio y muchos más. 

Hasta hace pocos años, el torque era una actividad poco atendida y muchas veces subestimada, reducida simplemente a “dar vueltas a un tornillo”. Actualmente, con los adelantos tecnológicos, los requerimientos de calidad y precisión en el ensamble de productos cada vez más sofisticados, se requieren de procesos de torque y medición que garanticen los mejores resultados. 

Todos los torquímetros miden el torque pero de diferente forma. Hay cuatro tipos:

  1. De click
  2. Doblable
  3. Slipper  
  4. Llave dinamométrica de par torsional (torquímetro digital). 

Es de suma relevancia saber qué tipo de torquímetro utilizar para la aplicación correcta. Si no empleas la herramienta adecuada y se te pasa la mano en el apriete o, por el contrario, te falta fuerza, importa, y mucho. 

Calibración en la industria 4.0

Ahorras tiempo y ganas exactitud. Minimizas errores humanos. 

¿Todavía mides, registras en papel y luego capturas los datos manualmente en la matriz de tu hoja de registro?

¿Sabes cuántos errores se pueden registrar durante ese proceso? 

Y otra cosa muy importante es el tiempo; tú mides, sueltas el instrumento, registras en papel, pero hasta que ya lo ves en la matriz en tu hoja de registro no sabes si está fuera de tolerancia.

La nueva tecnología HCT (Hoffmann Connected Tools) resuelve el problema del registro de los datos de medición al transmitirlos automáticamente por bluetooth a un registro digital que te indica si los parámetros son correctos.  

Es una innovación tecnológicamente avanzada de Hoffmann a nivel global, en la que ya no requieres comprar gadgets, todo viene integrado en la tarjeta electrónica de la misma herramienta. Lo único que necesitas es un dispositivo receptor de bluetooth

En el nuevo catálogo K51 se lanzaron dos innovaciones con la tecnología HCT: 

  1. Calibrador universal para medir profundidades exteriores e interiores.
  2. Micrómetro para medir profundidades.

Como verás, el tema es amplio y sumamente interesante. Por eso preparamos un webinar con nuestro especialista experto en estos temas, quien hablará de la tecnología HCT y de las innovaciones, y te enseñará qué torquímetros son los correctos para ciertas aplicaciones.  

Si quieres saber más y resolver todas tus dudas, acompáñanos el 24 de noviembre a las 11 h (CDMX) en el webinar que hemos preparado especialmente para ti, con nuestro especialista en metrología Iván Cadena.

REGISTRATE AQUÍ