Blog

A pesar de las restricciones de movilidad y los problemas en muchos sectores durante varios meses debido a la pandemia, la industria alimentaria se ha mantenido activa para garantizar el abastecimiento en todo el país. 

La difícil situación ha exigido a esta industria que incremente la eficiencia de sus procesos para poder suministrar los alimentos que los consumidores demandan en el complejo escenario social y económico por el que estamos atravesando. 

“El consumo de productos básicos se incrementó de manera importante a partir de la pandemia. La gente compra no solo para consumir sino también para guardar, y al mismo tiempo busca productos más saludables y de mayor duración”. Otis McAllister, multinacional de alimentos.

Las empresas de alimentos realizan enormes esfuerzos para aprovechar mejor la capacidad de las máquinas y aumentar su producción.

Esto supone un gran reto para los responsables del mantenimiento. Además, como las fábricas no pueden permitirse detener la producción durante largos periodos, los trabajadores implicados en estas tareas tienen que trabajar a veces a marchas forzadas para que la maquinaria funcione adecuadamente. 

Mucho ha cambiado con los años

Durante los últimos veinte años, la forma de hacer mantenimiento industrial se ha modificado debido al importante aumento en número y variedad de la maquinaria, nuevos métodos de fabricación, diseños más complejos, innovaciones tecnológicas y cambios en la cultura de las organizaciones.  El mantenimiento ahora es más preventivo que reactivo; es decir, se trabaja para evitar averías y daños en las máquinas, no se espera a que esto suceda y dejen de funcionar para intervenirlas. 

Actualmente existe mayor conciencia en las industrias hacia los siguientes aspectos:

  • Importancia de evaluar hasta qué punto las averías en los equipos afectan la productividad de la empresa y la seguridad del personal. 
  • Conciencia de la relación entre el mantenimiento y la calidad del producto.
  • Necesidad de alcanzar una alta disponibilidad y eficiencia en las máquinas y mantener controlado el costo del mantenimiento. 

Frente a las circunstancias actuales, los gerentes de estas áreas quieren evitar a toda costa los arranques fallidos, los paros de maquinaria y los callejones sin salida que suelen acompañar al trabajo bajo presión y a los cambios constantes. 

El tiempo de parada de máquina afecta la capacidad de producción, aumenta costos operacionales e interfiere con el servicio al cliente.

En algunas industrias, los gastos de mantenimiento son mayores incluso que los operativos. Con base en esto, los desafíos que enfrentan las áreas responsables son grandes y complejos. Es indispensable que los requerimientos sean definidos correctamente con el fin de lograr importantes cambios en la eficiencia de las máquinas y el control de costos. 

Herramientas y equipamiento 

Para realizar tareas de mantenimiento es fundamental que el personal cuente con las herramientas y el equipamiento correctos y que se le instruya adecuadamente sobre su uso. Estos trabajos incluyen: 

  • Sustitución de piezas 
  • Realización de pruebas
  • Mediciones
  • Reparaciones y trabajos de ajuste
  • Lubricaciones
  • Inspecciones y detección de fallos

Es necesario cumplir con los procedimientos, incluso cuando se trabaja bajo la presión del tiempo: los atajos pueden salir muy caros si provocan que la producción se detenga, se dañen las máquinas o se provoquen lesiones y daños al personal.  

La utilización de las herramientas correctas es clave para prevenir al máximo las averías en la maquinaria en una industria tan indispensable como la alimentaria y preservar los equipos en un estado óptimo de funcionamiento.

Nuestros asesores están listos para atenderte.